Museo del Prado

El Pelele, ¿alegoría del poder de la mujer?

Goya pintó este cartón para tapiz entre 1791 y 1792, como parte de una serie de tapices que iban a decorar las estancias reales de Carlos IV en El Escorial.

Marte, el dios abatido de Velázquez

Marte o el dios Marte (1639) está consideraba una de las obras donde Velázquez expresó mejor la mirada crítica y personal que solía aplicar a los temas mitológicos.

Isabel de Farnesio, una reina con mucho carácter

Isabel de Farnesio es un personaje clave para entender la España de la Ilustración, y la obra del pintor de cámara del rey Louis-Michel Van Loo titulada «La Familia de Felipe V» (1743), lo deja bastante claro.
 
En la obra aparecen el rey y su segunda esposa, Isabel de Farnesio, rodeados por sus descendientes, los futuros Fernando VI -hijo del primer matrimonio del soberano- y Carlos III, ambos con sus esposas respectivas y todos los demás miembros de la familia real que vivían entonces.
 
La reina consorte Isabel de Farnesio, no sólo es la protagonista absoluta del cuadro, sino que con toda seguridad marcó las directrices estéticas y compositivas dejando una huella indudable de su carácter dominante.
 
La soberana, además de ocupar el eje central del cuadro, aparece cómodamente sentada con un brazo apoyado junto a la propia corona, una postura verdaderamente insólita que revela el grado de poder que alcanzó en la segunda mitad del reinado de su esposo, que se sitúa a su derecha y mira hacia su lado anciano.
 
No en vano gracias a su robusto carácter pudo soportar estoica los maltratos del rey, cuidando a su marido hasta su muerte y haciéndose cargo del gobierno del reino.
 
Todo un tratado de psicología digna de ser observado en vivo y en directo en la visita «MUJERES DE LA ILUSTRACIÓN EN EL MUSEO DEL PRADO», de la mano de la experta Mar Cristóbal.

Las Hilanderas, ¿un cuadro de costumbres o una pintura mitológica?

Más que un cuadro de costumbres se ha descubierto que la obra es en sí una pintura mitológica. Pintada para el montero del rey, don Pedro de Arce, en su inventario figuraba como Fábula de Aracne de Velázquez.

Aracne, fue una doncella lidia que tuvo la osadía de considerarse la mejor tejedora de tapices, y por ello fue convertida en araña por la diosa Minerva. Este dramático final no aparece representado, claro, en la obra.

Aracne aparece vestida con una blusa blanca y una faja roja sobre su falda verde oliva en el momento en que recibe a otras mujeres. Minerva se encuentra en el cuadro transfigurada en una anciana.

Ven a conocer Las Hilanderas de Velázquez de la mano de la experta Marta Nuño en el Museo del Prado.

¿Qué relación hay entre Italia y La Fragua de Vulcano?

La relación se encuentra en que el primer viaje de Velázquez a Italia supuso un cambio decisivo en su carrera como artista. En los 18 meses que estuvo en Italia, su pintura experimentó un cambio radical. Y una de las obras en las que mejor se puede apreciar la influencia del paso por Italia en el artista es precisamente la obra La Fragua de Vulcano.

Velázquez pintó el cuadro en 1630 y lo vendió posteriormente a la Corona en 1634. Curiosamente el documento de compra indica que la obra fue pintada sin que hubiera un encargo previo.

La escena refleja un conocido pasaje de la Metamorfosis de Ovidio, en la que Apolo se acerca a la forja para contarle a Vulcano la infidelidad de su esposa Venus, con Marte.

El cuadro es un ejemplo extraordinario de la habilidad de Velázquez para trasladar el mito a un ambiente cotidiano, y muestra con genial maestría las figuras de hombres corrientes y la expresión en las caras de Vulcano y sus ayudantes los cíclopes al recibir la noticia.

Ven a disfrutar de la obra de este genio de la pintura con la experta Marta Nuño, en el mejor lugar del mundo para hacerlo: el Museo del Prado.

¿Cómo empezó Velázquez su carrera como pintor?

Velázquez inició su formación en el taller sevillano de Herrera el Viejo, quien disfrutaba de prestigio y renombre en la ciudad.

Se dice que debido a su mal humor, Velázquez acabó abandonando el taller de Herrera y se marchó de aprendiz con Pacheco, que es más conocido hoy en día por su faceta de maestro de Velázquez (y posteriormente, suegro del artista), que en la de pintor y erudito.

Aunque Pachecho no pudo enseñar mucho a Velázquez en el ámbito pictórico, sí le proporcionó un alto nivel cultural, tanto religioso como literario. Esta cultura le sirvió a Velázquez para formar su propia ideología artística.

Años más tarde Velázquez continuará su formación pictórica en la Corte, y sobre todo en sus viajes por Italia.

Ven a conocer la vida y obra de Velázquez de la mano de la experta Marta Nuño, en el evento «VELÁZQUEZ EN EL MUSEO DEL PRADO».

¿Qué quiso decirnos Goya en su obra El Dos de mayo?

El Dos de mayo de 1808 en Madrid, también llamado La carga de los mamelucos en la Puerta del Sol o La lucha con los mamelucos, es, junto con El tres de mayo, uno de los cuadros más célebres de Goya.

La obra es el tributo que Goya ofrece a los valerosos habitantes de Madrid en su lucha contra el invasor francés. La obra refleja los primeros momentos del levantamiento de la población contra los Mamelucos de la Guarda Imperial francesa.

Goya retrata a sus compatriotas como héroes, a los que se muestra utilizando armas rudimentarias contra las tropas francesas, bien entrenadas y profesionales.

La escena intencionadamente carece de un solo punto de atención, pues lo que Goya pretendía era mostrar la naturaleza caótica de lo que realmente ocurrió en Madrid aquel día.

Ven a conocer con la experta Marta Nuño la obra de Goya, en el mejor lugar del mundo para hacerlo: El Museo del Prado.

¿Quién era realmente el personaje pintado en las Majas?

La Maja Desnuda y la Maja Vestida siguen siendo dos de las pinturas más intrigantes hechas por Goya. Una es el espejo de la otra, y ambas representan una de las figuras más provocativas y magnéticas de la historia de la pintura.
 
Pero, ¿quién era exactamente la Maja? Algunos historiadores del arte la han identificado como la duquesa de
Alba, con quien supuestamente Goya tuvo una aventura amorosa. Se dice que el artista, loco de amor por la duquesa, quiso hacer un tributo al personaje público y privado de la noble.
 
Una mejor explicación es que probablemente fuera Pepita Tuda, amante de Manuel Godoy, quien también era amante de la Reina María Luisa. El hecho de que ambas pinturas terminaran en el inventario personal de Godoy parece demostrarlo.
Ven a conocer la obra de Goya en el mejor lugar para hacerlo, el Museo del Prado, y de la mano de la experta Marta Nuño.

Nuevo Evento: Goya en el Museo del Prado

A Goya se le ha definido más que como un pintor moderno, como el pintor de la España real. Su obra encarna como pocas el orgullo por su tierra natal, sus gentes y la vida en la España de la época.

Goya fue capaz de plasmar en su extensa obra la verdadera alma de España, capturando como nadie el momento y el lugar que le tocó vivir.

Y aunque pintó importantes personajes, como reyes, reinas, aristócratas, o embajadores, su obra alcanza su máxima expresión cuando refleja la esencia y el carácter de lo español, como cuando pinta a las majas, los picnics en el Manzanares, los enanos, las corridas de toros, los carnavales, o incluso las masacres,

Ven a conocer la esencia de Goya de la mano de la experta Marta Nuño y en el mejor lugar para hacerlo, el Museo del Prado.