Museo de América

El arte bélico maya, propaganda de los soberanos

Las primera representaciones de escenas bélicas proceden de finales de la época preclásica y coincidieron con la aparición de los primeros centros políticos poderosos, como El Mirador o Nakbé (en la actual Guatemala).

A diferencia del arte de otras épocas, en que se representaba a divinidades de forma impersonal junto a temas cosmológicos, en la época clásica se muestran individuos junto a un soberano en el papel idealizado de «rey de la guerra», generalmente por encima de sus enemigos cautivos y vestidos con grandes tocados.

A partir del siglo VI, la temática bélica se hizo muy habitual en las inscripciones jeroglíficas mayas y se piensa que era utilizada a modo de propaganda. De esta forma los soberanos dejaban constancia de cuándo había tenido lugar un enfrentamiento bélico y quién era el enemigo.

En la gran mayoría de casos, las escenas bélicas tenían como objetivo reflejar campañas militares exitosas y sólo ocasionalmente muestran derrotas humillantes.

Ven a conocer más detalles de la apasionante civilización de los antiguos mayas en «LOS MAYAS EN EL MUSEO DE AMÉRICA» con Javier Expósito.

 

 

 

¿Por qué construían los mayas pirámides gemelas?

Las pirámides gemelas comienzan a construirse en Tikal, para paulatinamente extenderse a otras ciudades en los alrededores o dependientes de ella.

Este tipo de complejos se compone de dos pirámides similares situadas en las caras oeste y este de una plataforma elevada.

Ambas pirámides siguen una simetría radial, es decir, presentan una escalera en cada uno de sus cuatro laterales y están orienatdas hacia los puntos cósmicos, siguiendo la imagen que los mayas tenían del universo: el este y el oeste son los puntos cardinales que señalan la salida y puesta del sol.

Además todos los peldaños de las escalinatas del complejo suman un total de 365, que es lo mismo que tiene un año solar.

Las pirámides gemerales eran construidas al final de cada ciclo de 20 años en el calendario maya por orden del soberano reinante, que hacía saber de este modo a sus súbditos que había completado en el trono ese periodo.

Ven a conocer más sobre la fascinante civilización de los antiguos mayas en «LOS MAYAS EN EL MUSEO DE AMÉRICA», con la experta Rocío García.

¿Cómo se descifraron los jeroglíficos mayas?

Hasta mediados del siglo XX, los especialistas pensaban que los caracteres mayas no eran sino signos que remitían a ideas poco precisas. No hacía falta por tanto conocer la lengua maya para comprender los signos, de igual forma que sucede hoy en día con los símbolos en los aeropuertos.

Tuvo que ser un joven arqueólogo y especialista en escrituras ruso, Yuri Knozorov, quien demostrara que la escritura maya se basaba en caracteres silábicos. Para ello se apoyó en manuscritos en los que breves textos jeroglíficos aparecían junto a sus representaciones. Así, por ejemplo, el jeroglífico correspondiente a «pavo», estaba compuesto por las sílabas «ku» y «-tz».

Cómo no, las conclusiones del joven Knozorov no resultaron nada convincentes, que fueron rechazadas frontalmente por los entendidos.

Ven a conocer la fascinante civilización maya antigua de la mano de la experta Rocío García en «LOS MAYAS EN EL MUSEO DE AMÉRICA».

¿Imagen equivocada sobre los pacíficos Mayas?

Según los expertos una de las ideas falsas que más perdura sobre la civilización maya del periodo clásico es la del carácter pacífico de los mayas y la armonía en la que vivían.

Los monumentos mayas contienen cantidad de motivos bélicos, desde las armas que ostentas los reyes, hasta cómo aparecen los prisioneros, normalmente encadenados y aplastados por los ganadores en la batalla.

Existen además un gran número de pinturas murales y vasijas pintadas que muestran escenas de batallas y torturas sangrientas de los enemigos derrotados.

Descubre éstas y otras muchas historias sobre la apasionante civilización maya de la mano de la experta Rocío García en el evento «LOS MAYAS EN EL MUSEO DE AMÉRICA».

¿Que pasó con las ciudades mayas?

Las guerras por la hegemonía entre asentamientos, y las hambrunas y calimidades de un ecosistema difícil de controlar, hizo que hacia el 800 d.C muchas zonas de Centroamérica fueran abandonadas por completo.

Regiones enteras como las tierras bajas de Guatemala, una vez una de las zonas más pobladas de toda Centroamérica, son en la actualidad de las más saqueada del contienente. Casi no quedan ruinas intactas, y los edificios han sido diseccionados y destruidos buscando tesoros y tumbas.

No te pierdas la apasionante historia de la civilización mayas en nuestra visita «LOS MAYAS EN EL MUSEO DE AMÉRICA» con la experta Rocío García.