consejos

5 Consejos para Divulgar de Forma Eficaz

Muchos divulgadores tienen la mala costumbre de hablar de una manera que es poco comprensible y atrayente para el público en general. En su defensa podemos decir que la formación científica tradicional no suele prepararles para ser comunicadores eficaces fuera de los círculos académicos. Así que muy a menudo suenan aburridos.

A pesar de todo, a medida que se hace más importante hacer llegar al público el trabajo de investigación de cada uno o la experiencia particular de cada divulgador, o compartir los resultados alcanzados, cobra más importancia utilizar técnicas de comunicación que sean innovadoras y sirvan para comunicar bien conceptos que son complicados de entender.

A continuación, presentamos algunos consejos básicos que pueden utilizar los divulgadores para hacer llegar el mensaje de una manera efectiva a su audiencia.

1. Sé claro y directo

Muchos de los conceptos que los divulgadores tratan de explicarnos son difíciles de entender sin la formación técnica adecuada. Por eso es importante que se esfuercen por encontrar maneras de comunicar cosas complejas en términos conceptuales. Fijarse en los divulgadores más notables, como Carl Sagan, Stephen Hawking, o el propio Albert Einstein, puede ser de gran ayuda.

El uso de la “analogía” es otra herramienta poderosa cuando uno necesita explicar algo que es complejo. Si nos detenemos y pensamos por un momento, muchos conceptos científicos difíciles pueden aclararse mediante el uso de una analogía. Los buenos maestros usan analogías todo el tiempo para construir “puentes conceptuales” para los estudiantes que necesitan visualizar cosas como un átomo o un ecosistema.

2. NO seas pedante… ni aburrido.

Los divulgadores deben asumir que su audiencia es tan inteligente y curiosa como lo son ellos. La única diferencia está en que el público simplemente no sabe lo que sabe el divulgador, y que el divulgador está ahí para “traducir” al público.

Por eso es muy importante que el divulgador tenga muy claro lo que quiere contar y luego comunicar de una manera clara y concisa … sin echar a dormir a todo el mundo. En cierto modo, el divulgador debe asumir el papel de animador.

3. Usa Ilustraciones

Se trata básicamente de hacer que la gente visualice lo que se le cuenta. Esto no siempre es fácil, porque no se trata de utilizar gráficos, tablas o fórmulas todo el rato, o de escribir un montón de texto en una simple hoja de Powerpoint. No hay nada peor que mirar a un experto/a hablando mientras aparecen en pantalla veinte frases de golpe.

En su lugar, es mucho mejor atraer a la audiencia con imágenes emocionantes y, por qué no, con unas tiras de dibujos animados que ayuden a aligerar la charla y hacer reír al público en lugar de buscar una almohada.

4. Se Neutral en lo Político

Digamos que quieres hablar sobre la pobreza en el mundo y sientes la necesidad de incluir tu visión política. ¡Debes resistir la tentación! El objetivo de un divulgador debe ser hacer accesible el conocimiento a todos, independientemente de si el público es de izquierdas o de derechas, religioso o ateo.

5. Cuenta una historia interesante

Al final, este es quizás el consejo más importante, y se puede resumir en “Cuenta una buena historia y el mundo entero te escuchará”. Muchos divulgadores suelen responder a este consejo con un “Sí, ya lo sé.” Entonces, ¿por qué no siempre se hace?

El consejo es recurrir a una historia real que conozcamos bien o hayamos oído hablar de ella, o simplemente inventarnos una historia ficticia. En realidad, los divulgadores pueden aprender mucho del ejemplo de los escritores de ficción.

Si a pesar de todo, no somos buenos inventando historias, siempre podemos recurrir a los clásicos tres actos: primer acto o exposición, segundo acto de métodos y resultados, y tercer acto de discusión.