ciencia

¿Por qué Divulgar es tan Importante como Hacer Ciencia?

La ciencia está llena de jerga técnica, ideas complejas y conceptos que pueden ser difíciles de transmitir a otros científicos y aún más difícil al público en general. Pocos científicos realmente comunican su trabajo a nadie que no sean sus colegas, sus estudiantes, instituciones o agencias de financiación. En realidad, casi no hay científicos que discutan su trabajo con alguien de fuera del mundo de la ciencia. Al mismo tiempo, la mayor parte del trabajo científico será publicado únicamente en revistas (journals) a los que el público ni tiene acceso, ni conocerá jamás.

El funcionamiento del llamémosle “sistema de creación de la ciencia”, adolece de un grave problema. Vive de espaldas al público. Un público que es quien aporta precisamente los recursos que hacen posible la ciencia y que es el principal usuario de sus resultados. Es fundamental, por tanto, que el mundo académico y los científicos en general discutan su trabajo con el público y es un fracaso colectivo que esto no suceda más.

¿Por qué es importante divulgar?

Para que todos lo entendamos en pocas palabras: los científicos sirven al interés público. Trabajan en los grandes problemas de la sociedad, y su actividad es vital para entender y tratar las enfermedades, crear nuevos productos e innovaciones, e impulsar la creación de empleo y el desarrollo económico.

Sin embargo, los científicos no pueden tener el monopolio del conocimiento, ni ser sus dueños. Esto simplemente sería moral y prácticamente inaceptable. Su deber debe de ser compartirlo con el mundo. Y no vale decir que su trabajo ya está publicado en las revistas académicas. Esto es una burda excusa, porque el público no tiene acceso a estas revistas, ni tampoco hay muchas revistas científicas generalistas que sean accesibles al público. De hecho, publicar el trabajo científico sólo en este tipo de revistas ha tenido, y tiene, como consecuencia directa aislar a la mayor parte de la ciencia de la sociedad en general.

Pocos entienden, o parecen ser conscientes, de que el público es quien hace posible la ciencia. Como contribuyentes, los ciudadanos financian la investigación y esperan resultados a cambio. Y la manera de devolver semejante esfuerzo colectivo no puede ser otro que estar obligados a difundir su trabajo de una forma que sea accesible al público.

Entonces…¿Por qué los científicos no valoran mucho la divulgación?

Parte del problema tiene que ver con la actitud de muchos científicos ante el público. Muchos piensan que es inútil hablar sobre los detalles de su trabajo con el público, y en lugar de hacer el esfuerzo de explicar su trabajo en términos comprensibles para los no científicos, ni siquiera lo intentan.

Otros piensan incluso que hacer al público partícipe de su trabajo pone en riesgo la exactitud de su investigación y banaliza sus logros al difundirlos entre un público poco preparado. Es cierto que muchas veces los medios de comunicación distorsionan los estudios y aplican poco rigor al tratar temas científicos. Pero es lamentable que, en lugar de abordar este problema, la mayoría de los científicos académicos prefieren simplemente desvincularse de la comunicación con el público.

Al margen de los problemas de comunicación, no es mucho menos importante la manera en que los científicos académicos son evaluados, y por tanto logran avanzar en su carrera profesional. El sistema de evaluación rara vez se basa en la forma en que los científicos conectan su trabajo con el público, por lo que los investigadores no tienen ningún incentivo para siquiera intentarlo.

¿Por qué deberían preocuparse por divulgar?

Algunos científicos afirman que comunicar la ciencia al público es una distracción para la dedicación y esfuerzo a que obliga hacer ciencia y publicar artículos. Es innegable que la comunicación con el público requiere tiempo y esfuerzo para realizarlo correctamente, sin embargo, conviene no desdeñar los muchos y variados beneficios que comunicar la ciencia tiene para los científicos y el público en general:

Beneficios para el científico: 

● Acercarse al público es como extender la comunidad científica, de la que se pueden extraer nuevas conexiones inesperadas y nuevas ideas para estimular la investigación.

● Compartir la ciencia con el mundo atrae directamente la atención y el respeto por su trabajo, lo cual puede beneficiar a su vez su carrera profesional.

● El acto de comunicarse ayuda a organizar mejor los pensamientos, permite identificar los elementos críticos o más importantes de su trabajo, anima a crear mejores presentaciones técnicas y no técnicas de su trabajo y mejora la escritura general y las habilidades de presentación oral.

● El público (los contribuyentes) obtienen una mejor comprensión de su ciencia y, por lo tanto, puede tener más derecho a apoyar los aumentos de la financiación de la investigación en el futuro.

● ¡Es divertido! Contar a otros su trabajo puede ser muy gratificante personalmente.

Beneficios para el público:

● El público obtiene una conexión personal con las personas que hacen la ciencia.

● El público tiene derecho a acceder a la ciencia que financia.

● El público se siente siempre fascinado por el descubrimiento, especialmente si implica una conexión emocional con algún aspecto de su vida. Nunca debemos subestimar el interés y la inquietud por el conocimiento de la gente.

Conclusión

La mayoría de los científicos académicos están tan centrados en los aspectos técnicos de su trabajo y en cumplir con las normas de sus instituciones y financiadores que pierden de vista la finalidad última de su trabajo. Los científicos deben tener muy presente que han de servir al interés público, y no sólo a su propio interés científico y curiosidad. Esto les debería hacer replantear su relación con el público y sentirse en la obligación de compartir su trabajo y resultados. Seguramente la mayoría de los científicos no han pensado mucho en el beneficio que podrían recibir de esa comunicación, ni que su legado sería mejor valorado si en lugar de limitar su investigación al mundo cerrado de la ciencia lo hicieran llegar a una mayor audiencia.

Agradecimientos: Peter J Stogios