¿Cómo llegó Velázquez a la Corte del Rey Felipe IV?

Todo comienza en el año 1622 cuando Velázquez era ya un pintor asentado en Sevilla con cierta reputación, donde incluso tenía alquilados varios locales y un aprendiz, Diego Melgar, que trabajaba a sus órdenes.

Su vida en Sevilla empezaba a ser cómoda, trabajaba con su hermano Juan que también era pintor y ambos estaban estrechamente vinculados al círculo del insigne artista Pacheco, y tendrían una clientela garantizada dentro del entorno eclesiástico.

Fue entonces cuando el cronista Palomino dice que “quizo en la Corte hazer demonstración del valor de su Ingenio, y adelantarse en el Arte, viendo las Pinturas admirables de Palacio, y otros Sitios Reales, Templos, y Casas de Señores, junto con las del Real Monasterio de S. Lorenzo el Real, Octava de las Maravillas del mundo, y primera Dignidad: Oba digna del Gran Monarca, y segundo Salomón Phelipe Segundi, Rey de las Españas.”

Su hasta entonces maestro Pacheco comprendió que, con la subida al trono de Felipe IV y el nombramiento del valido Conde de Olivares, y el hecho de que un equipo de sevillanos fuera nombrado para gobernar el país, era una gran oportunidad para su yerno. Pacheco hizo los contactos oportunos para que Velázquez fuese presentado en la Corte y en abril de 1622 hizo su primera visita a Madrid.

En Madrid Velázquez recibió la visita de muchos nobles, movidos por su amistads y otros por las noyicias que tenñia de su habulidad y su gran genio. Según relata el propio Pacheco, Velázquez retrató a Luis de Góngora “Y no aviendo tenido por entonces ocasión de retratar a los Reyes, aunque lo procuró, solo volvió a su Patria.”

A partir de entonces Velázquez entró a formar parte de la Corte del Rey de España y miembro de su casa.

Evento relacionado: “Velázquez en el Museo del Prado”. Información y reservas en este enlace: https://bit.ly/2xzAYP3

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *