Historia

La Plaza Mayor de Madrid en el Siglo de Oro

Una obra importante del Madrid del Siglo de Oro fue la Plaza Mayor, hecha por Felipe III hacia 1619 en lo que era la plaza del Arrabal, a imitación de la que había dejado en Valladolid.

Barcelona, capital de Gotia

El termino Gotia (en latín, Gothia) es el nombre que los francos dieron al territorio del noreste de la Península Ibérica y que continuaba al norte de los Pirineos por el suroeste de la actual Francia.

El nombre de Gotia se usó porque esta zona había sido parte del reino visigodo desde el siglo V y muchos nobles visigodos se habían refugiado en la zona tras la conquista musulmana de la Península Ibérica.

La Gotia estuvo ocasionalmente regida por duques. El duque (dux) era uno de los condes del territorio que había conseguido regir varios de los condados vecinos; si estos condados eran, además, fronterizos, podía ostentar también el título de marqués (marchio).

La administración carolingia convirtió Barcelona en capital condal de un territorio que abarcaba las comarcas actuales del Barcelonès y el Vallès, y la mitad meridional de los actuales Baix Llobregat y Maresme. De esta manera, Barcelona se convertía en la capital política de unos territorios que serían la matriz de lo que, tres siglos más tarde, sería denominado Cataluña y Languedoc. El último gobernante que ostentó el título de Duque de Gotia fue el conde de Barcelona Borrell II.

Ven a descubrir ésta y otras muchas historias del pasado más antiguo de Barcelona en el evento «BARCELONA ENTRE EL MITO Y LA REALIDAD» de la mano del experto Sergio Rodríguez.

El arte bélico maya, propaganda de los soberanos

Las primera representaciones de escenas bélicas proceden de finales de la época preclásica y coincidieron con la aparición de los primeros centros políticos poderosos, como El Mirador o Nakbé (en la actual Guatemala).

A diferencia del arte de otras épocas, en que se representaba a divinidades de forma impersonal junto a temas cosmológicos, en la época clásica se muestran individuos junto a un soberano en el papel idealizado de «rey de la guerra», generalmente por encima de sus enemigos cautivos y vestidos con grandes tocados.

A partir del siglo VI, la temática bélica se hizo muy habitual en las inscripciones jeroglíficas mayas y se piensa que era utilizada a modo de propaganda. De esta forma los soberanos dejaban constancia de cuándo había tenido lugar un enfrentamiento bélico y quién era el enemigo.

En la gran mayoría de casos, las escenas bélicas tenían como objetivo reflejar campañas militares exitosas y sólo ocasionalmente muestran derrotas humillantes.

Ven a conocer más detalles de la apasionante civilización de los antiguos mayas en «LOS MAYAS EN EL MUSEO DE AMÉRICA» con Javier Expósito.

 

 

 

Victoria Kent, justicia y compromiso

Victoria Kent fue una de las mujeres pioneras más destacadas del siglo XX. Una de las primeras mujeres en ser abogada colegiada, primera mujer en participar como tal en un consejo de guerra y primera mujer en ocupar un cargo político al asumir la Dirección General de Prisiones.

¿Por qué a Carlos III se le considera el mejor Alcalde de Madrid?

El monarca adoquinó las calles y creó una red de alumbrado, alcantarillado y recogida de basuras. La Cibeles, Neptuno, la Puerta de Alcalá, el Botánico se levantaron gracias a él.

Cuando Carlos III llegó a Madrid, a mediados del siglo XVIII, se topó con una ciudad de aspecto miserable. La limpieza pública era tan escasa que el propio Fernán Núñez, el biógrafo del Rey, no dudó en calificar a la capital de «pocilga». Barro, basura y excrementos componían una lamentable y maloliente imagen de la cabeza del Estado.

Ante esta situación, la necesidad de emprender una reforma profunda era evidente e imperiosa. Por eso, Carlos III se propuso encabezar una transformación de la villa y Corte. Para llevarla a cabo contó con el asesoramiento de su «mano derecha», Leopoldo de Gregorio, marqués de Esquilache, que junto al marqués de la Ensenada, inició cambios encaminados a la modernización del país.

Así, en Madrid se inició un ambicioso plan de ensanche en el que se proyectaron grandes avenidas, plazas con monumentos como Cibeles y Neptuno; se construyó el Jardín Botánico, el Hospital San Carlos (sobre el que hoy se levanta el Museo Reina Sofía) y el edificio del Museo del Prado (que iba a ser destinado al museo de Historia Militar) y el palacio del Buen Retiro. También se intervino para establecer un servicio de alumbrado público y de recogida de basuras, se adoquinaron las calzadas y se excavó una red de alcantarillado para recoger el agua de la lluvia.

La principal labor constructora de Carlos III en Madrid perseguía un afán propagandístico. Todos los edificios se levantaron en puntos clave de la capital. Además, se engalanaron las principales puertas de entrada a la ciudad. La más célebre es la Puerta de Alcalá, aunque también le acompañan otras como la Puerta de Toledo o la desaparecida de San Vicente. El Rey consideró que esta era la mejor carta de presentación para los visitantes de la ciudad. Texto: m. r. domingo. ABC Madrid.

Ven a conocer las principales obras de Carlos III en Madrid en el evento «RUTA HISTÓRICA DEL MADRID DE CARLOS III» con la experta Mar Cristóbal.

El hormigón de la Sagrada Familia

La Sagrada Familia empezó a construirse en 1883 y hasta hoy su construcción ha pasado por varias etapas condicionadas por la situación económica y política del país. A la vez, los avances en el mundo de la construcción han ido modificado las obras en curso.

Se ha discutido mucho sobre la actitud de Gaudí frente al hormigón. El cemento Portland entró en Cataluña a principios del siglo XX y partir de 1910 el hormigón armado era un material habitual en la edificación de Barcelona.

En la Sagrada Familia no utilizó hormigón hasta 1918, porque las obras pasaron un momento difícil en las primeras décadas del s. XX.

Gaudí conoció entonces la capacidad del hormigón para adquirir cualquier forma y crear estructuras unidas solidariamente, por eso en la mayoría de elementos (columnas, techos…) de la Sagrada Familia prevé la presencia de hormigón armado.

Las primeras piezas con hormigón de la Sagrada Familia, de las que se tiene constancia, son los pináculos de la Fachada del Nacimiento (así lo demuestra el análisis de los testigos sacados de una de las cuatro torres en 1997) formados por piezas de hormigón prefabricado unidas por un cuerpo interior de
hormigón armado.

Después de la muerte de Gaudí sus ayudantes más jóvenes continuaron con la construcción del Templo, hasta que se vio interrumpida al estallar la Guerra Civil.

En la actualidad en la práctica totalidad de los elementos de obra se emplea hormigón. Utilizan hormigón armado, prefabricado, en masa y de alta resistencia. Todos son fabricados con materiales muy seleccionados para conseguir los resultados necesarios en cuanto a resistencia y durabilidad.

Se prevé acabar la construcción del Templo alrededor del 2020, pero no se sabe que nuevos materiales se introducirán. Igual que el hormigón vino a resolver y mejorar ciertos problemas
constructivos, otros materiales pueden hacerlo en el futuro. Texto: Rosa Grima López

Ven a conocer la Sagrada Familia y la simbología que esconde el templo insignia de Gaudí en Barcelona, de la mano del experto Sergio Rodríguez.

Los mentideros de la Villa y Corte de Madrid

Los mentideros fueron durante todo el Siglo de Oro (s. XVII), uno de los lugares de encuentro preferidos por los madrileños y, por lo que en ellos se decía, de los que tuvieron mayor influencia en la vida cotidiana de las gentes de la Villa de Madrid.

Se trataba de lugares donde se reunía la gente para conversar, recabar información y compartir chismorreos, practicando una especie de primitivo «periodismo oral».

Abundaban los intelectuales, pero sobre todo acudía gente del pueblo, de las clases bajas, que querían participar en la vida social de la ciudad.

En Madrid eran tres los más frecuentados: las Gradas de San Felipe, el Mentidero de Representantes y las Losas de Palacio. Los curiosos solían hacer un recorrido, por lo que no era extraño encontrarse, a diferentes horas, a las mismas personas en Losas de Palacio, más tarde en Gradas de San Felipe y con posterioridad en Representantes.

El de San Felipe era sin duda el más importante de todos los mentideros. Estaba situado en el Convento de San Felipe el Real, al principio de la Calle Mayor y, además de ser centro de información, eran también el principal lugar de encuentro de los soldados de los Tercios de Flandes, ya que aquí eran reclutados para posteriormente partir hacia los Países Bajos.

Conoce ésta y otras muchas historias apasionantes de la capital en «UN PASEO POR LA HISTORIA DE MADRID», de la mano de la experta Marta Nuño y en el Museo de Historia de Madrid.

¿Cómo era la ciudad de Madrid en el Siglo de Oro?

El recinto urbano del Madrid del Siglo de Oro contaba con cerca de 40 plazas, 24 con nombre, y unas 350 calles, de las que solo 300 tenían denominación.

En conjunto, el plano de Madrid de aquellas fechas, muestra una estructura urbana confusa y mediocre, en la que aparecen escasos espacios verdes.

Las órdenes religiosas, con más de 75 edificios, poseían un tercio de la superficie urbanizada, ocupando importantes solares a lo largo de los caminos principales y en el centro de la ciudad.

Las zonas comerciales y artesanales se situaban en las plazas y en las calles adyacentes, especializándose, cada una de ellas, en determinadas mercancías y actividades que daban nombre a la calle: Cuchilleros, Latoneros, Bordadores, Curtidores, etc. En la calle Mayor se encontraba el comercio de lujo. Un mercado abierto de alimentos se instaló en la Plaza Mayor; el pescado se vendía en la Plaza de la Cebada y la carne en el Rastro.

No presentaban tampoco una apariencia más digna los alrededores de la villa. Aquella riqueza forestal tan comentada en el siglo XV, desapareció a partir del siglo XVI en que, para instalar la corte y construir viviendas, dependencias y casas nobiliarias, fueron talados los montes y abandonados los campos, con lo que, un siglo más tarde, las cercanías de Madrid, en su mayor parte, eran sitios desolados y yermos. texto: Ignacio Lozón Urueña

No te pierdas la ruta que Marta Nuño ha preparado para que conozcas el Madrid del Siglo de Oro.

Lucy, el primer homínido que caminó erguido

Lucy es nada menos que uno de los primeros (y más famosos) antepasados del ser humano. Esta hembra de Australopithecus afarensis vivió hace unos 3,18 millones de años y sus restos fueron encontrados en la región de Afar, en Etiopía, en 1974.

¿Cómo empezó todo el 2 de mayo de 1808?

Es lunes 2 de mayo de 1808, y los madrileños han emepzado a agolparse en la puertas del Palacio Real a primera hora de la mañana.

Crecen las sospechas de que los franceses quieren raptar al hijo menor del Rey Carlos IV y María Luisa de Parma, el infante Francisco de Paula.

El pueblo está harto de la opresión francesa y ya no aguanta más. Entre la multitud se encuentra José Blas de Molina, cerrajero de profesión, quien al grito de «¡Traición! ¡Que nos lo llevan! ¡Nos han quitado a nuestro rey y quieren llevarse a todas las personas reales! ¡Muerte a los franceses!» termina por desencadenar el levantamiento del pueblo, que rápidamente se extiende por todo Madrid como la pólvora.

Ven a conocer la historia y los lugares en los que se desarrollaron los acontecimientos de este día crucial que marcó un antes y un después en la historia de Madrid y España, en compañía de la experta Mar Cristóbal.

Carmen de Burgos, pionera del periodismo y defensora de los derechos de la mujer

Carmen de Burgos fue una mujer adelantada a su tiempo. Escribió en abundancia sobre los temas más diversos, desde la estética femenina hasta los de carácter republicano.
 
A pesar de su fecundidad literaria tuvo tiempo para mantener abierta su casa a todos los autores del momento, muchos de los cuales no dejaban de sorprenderse ante la figura de una escritora-ama de casa.
 
Pero Carmen de Burgos tuvo que esconder su perfil reformista detrás de multitud de seudónimos como Perico el de los palotes, Gabriel Luna o Marianela. Sin duda, el más famoso de todos fue Colombine.
 
Pero Columbine no se debió solo a las rotativas, sino que fue una figura imitada y admirada en los círculos literarios gracias a sus once novelas largas, el centenar de novelas cortas, sus cuentos y ensayos.
 
En la década de los veinte, preside la asociación Cruzada de Mujeres Españolas, así como lidera la primera manifestación reivindicativa de las sufragistas en España y empieza a defender sus ideas en mítines y tribunas públicas.
 
Muere un año después de la proclamación de la Segunda República y consigue ver como algunas de sus reivindicaciones se llevan a cabo como el derecho al voto de las mujeres o la ley del divorcio, aunque no llega a ejercerlos.
 
Ven a conocer, a través de un recorrido a pie por el centro de Madrid junto a la experta Mar Cristóbal, a las mujeres pioneras que lideraron en España la lucha por los derechos feministas

Madrid en el Siglo de Oro, ¿una capital sin universidad ni obispado?

Pues sí, se trata de un fenómeno curioso si lo comparamos con otras capitales europeas de la época. Tengamos en cuenta que Felipe II y sus sucesores no establecieron en Madrid ni Universidad ni Obispado hasta el siglo XIX.

Los estudiantes quedaban en Alcalá y la jerarquía eclesiástica en Toledo. ¿Se trató de un olvido, o era una manera que tenían los monarcas de evitar sombras al poder?

Felipe II, al instalar su Corte en Madrid, dedica sus mejores esfuerzos a la arquitectura. Madrid, pasa de Villa a Corte, y empieza a recoger cuanto bueno se escribe y habla por unos autores que irán llegando hasta convertirla en el siglo XVII en la capital cultural del Barroco.

Madrid no contaría en el Siglo de Oro ni con universidad ni con obispado, pero su rica producción literaria fue un hecho cultural de gran transcendencia que va a repercutir en adelante en el desarrollo artístico general y en sus diferentes modos de expresión.

Ven a descubrir el Madrid del Siglo de Oro, una de las épocas de mayor esplendor artístico y cultural que se ha vivido en la historia de la ciudad, en compañía de la experta Marta Nuño.