El termino Gotia (en latín, Gothia) es el nombre que los francos dieron al territorio del noreste de la Península Ibérica y que continuaba al norte de los Pirineos por el suroeste de la actual Francia.

El nombre de Gotia se usó porque esta zona había sido parte del reino visigodo desde el siglo V y muchos nobles visigodos se habían refugiado en la zona tras la conquista musulmana de la Península Ibérica.

La Gotia estuvo ocasionalmente regida por duques. El duque (dux) era uno de los condes del territorio que había conseguido regir varios de los condados vecinos; si estos condados eran, además, fronterizos, podía ostentar también el título de marqués (marchio).

La administración carolingia convirtió Barcelona en capital condal de un territorio que abarcaba las comarcas actuales del Barcelonès y el Vallès, y la mitad meridional de los actuales Baix Llobregat y Maresme. De esta manera, Barcelona se convertía en la capital política de unos territorios que serían la matriz de lo que, tres siglos más tarde, sería denominado Cataluña y Languedoc. El último gobernante que ostentó el título de Duque de Gotia fue el conde de Barcelona Borrell II.

Ven a descubrir ésta y otras muchas historias del pasado más antiguo de Barcelona en el evento “BARCELONA ENTRE EL MITO Y LA REALIDAD” de la mano del experto Sergio Rodríguez.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *