Marta Nuño Martín

Religión y familia en «La Adoración de los Magos» de Velázquez

La obra «La Adoración de los Magos» (1619) es una de las pocas obras que se encuentran en el Museo del Prado de la etapa sevillana del artista. De estos años son su interés por el claroscuro y la descripción realista de los objetos y texturas.

Lucy, el primer homínido que caminó erguido

Lucy es nada menos que uno de los primeros (y más famosos) antepasados del ser humano. Esta hembra de Australopithecus afarensis vivió hace unos 3,18 millones de años y sus restos fueron encontrados en la región de Afar, en Etiopía, en 1974.

Madrid en el Siglo de Oro, ¿una capital sin universidad ni obispado?

Pues sí, se trata de un fenómeno curioso si lo comparamos con otras capitales europeas de la época. Tengamos en cuenta que Felipe II y sus sucesores no establecieron en Madrid ni Universidad ni Obispado hasta el siglo XIX.

Los estudiantes quedaban en Alcalá y la jerarquía eclesiástica en Toledo. ¿Se trató de un olvido, o era una manera que tenían los monarcas de evitar sombras al poder?

Felipe II, al instalar su Corte en Madrid, dedica sus mejores esfuerzos a la arquitectura. Madrid, pasa de Villa a Corte, y empieza a recoger cuanto bueno se escribe y habla por unos autores que irán llegando hasta convertirla en el siglo XVII en la capital cultural del Barroco.

Madrid no contaría en el Siglo de Oro ni con universidad ni con obispado, pero su rica producción literaria fue un hecho cultural de gran transcendencia que va a repercutir en adelante en el desarrollo artístico general y en sus diferentes modos de expresión.

Ven a descubrir el Madrid del Siglo de Oro, una de las épocas de mayor esplendor artístico y cultural que se ha vivido en la historia de la ciudad, en compañía de la experta Marta Nuño.

El Mantón de Manila, ¿de China?

Si vienes a la próxima visita de «UN PASEO POR LA HISTORIA DE MADRID» verás en la última planta una vitrina dedicada al Mantón de Manila, en la que nos detendremos a explicar varias de las bellas piezas que se exhiben.

El Mantón de Manila es una prenda típicamente española y muy madrileña, en la que se utilizan flores, pájaros, motivos geométricos y hasta figuras humanas, todo ello envuelto de un gran colorido.

Sin embargo, lo que quizá no te imagines es dónde tuvo su origen el Mantón de Manila….

El mantón procede de China, en concreto de la provincia de Cantón hace unos 4.000 años. Esta provincia era conocida por sus bordados en tejidos de seda, aunque el mantón toma su nombre de la ciudad de Manila, capital de Filipinas, porque era el punto de partida de las rutas comerciales de las manufacturas chinas en la época del imperio español.

Ven a conocer más sobre la apasionante historia de Madrid en «UN PASEO POR LA HISTORIA DE MADRID» con la experta Marta Nuño.

El Pelele, ¿alegoría del poder de la mujer?

Goya pintó este cartón para tapiz entre 1791 y 1792, como parte de una serie de tapices que iban a decorar las estancias reales de Carlos IV en El Escorial.

Marte, el dios abatido de Velázquez

Marte o el dios Marte (1639) está consideraba una de las obras donde Velázquez expresó mejor la mirada crítica y personal que solía aplicar a los temas mitológicos.

¿Madrid gobernada por un Señor armenio?

Se trata de un episodio muy poco conocido de la historia de Madrid y corresponde al breve período en que Madrid tuvo un Señor armenio. En 1375, Armenia había sido conquistada por los mamelucos de Egipto y su rey León V de Cilicia fue trasladado como prisionero a Jerusalén y posteriormente a El Cairo.

Las Hilanderas, ¿un cuadro de costumbres o una pintura mitológica?

Más que un cuadro de costumbres se ha descubierto que la obra es en sí una pintura mitológica. Pintada para el montero del rey, don Pedro de Arce, en su inventario figuraba como Fábula de Aracne de Velázquez.

Aracne, fue una doncella lidia que tuvo la osadía de considerarse la mejor tejedora de tapices, y por ello fue convertida en araña por la diosa Minerva. Este dramático final no aparece representado, claro, en la obra.

Aracne aparece vestida con una blusa blanca y una faja roja sobre su falda verde oliva en el momento en que recibe a otras mujeres. Minerva se encuentra en el cuadro transfigurada en una anciana.

Ven a conocer Las Hilanderas de Velázquez de la mano de la experta Marta Nuño en el Museo del Prado.

¿Qué relación hay entre Italia y La Fragua de Vulcano?

La relación se encuentra en que el primer viaje de Velázquez a Italia supuso un cambio decisivo en su carrera como artista. En los 18 meses que estuvo en Italia, su pintura experimentó un cambio radical. Y una de las obras en las que mejor se puede apreciar la influencia del paso por Italia en el artista es precisamente la obra La Fragua de Vulcano.

Velázquez pintó el cuadro en 1630 y lo vendió posteriormente a la Corona en 1634. Curiosamente el documento de compra indica que la obra fue pintada sin que hubiera un encargo previo.

La escena refleja un conocido pasaje de la Metamorfosis de Ovidio, en la que Apolo se acerca a la forja para contarle a Vulcano la infidelidad de su esposa Venus, con Marte.

El cuadro es un ejemplo extraordinario de la habilidad de Velázquez para trasladar el mito a un ambiente cotidiano, y muestra con genial maestría las figuras de hombres corrientes y la expresión en las caras de Vulcano y sus ayudantes los cíclopes al recibir la noticia.

Ven a disfrutar de la obra de este genio de la pintura con la experta Marta Nuño, en el mejor lugar del mundo para hacerlo: el Museo del Prado.

¿Cuál es el plano más antiguo que se conoce de Madrid?

Este honor lo tiene el conocido como Mapa de Texeira, o Mantua Carpetanorum sive Matritum Urbs Regia​ (Madrid Ciudad Regia). Obra del cartógrafo portugués Pedro Teixeira, fue grabado por primera vez en Amberes en 1656.

Es el primer y más importante mapa que se conoce de la Villa y Corte, y en él se muestra la ciudad en los últimos años del reinado de Felipe III y comienzos del de Felipe IV.

En el se representan en perspectiva caballera, de sur a norte, las calles y casas de Madrid, incluyendo detalles como fuentes, iglesias, jardines, fachadas y cubiertas.

Esta primera representación de Madrid tuvo una gran difusión y se incluyó en diversos atlas y libros de viajes de los siglos XVII y XVIII, tanto en su formato original como en forma reducida. El Mapa de Texeira no fue superado durante más de dos siglos por su belleza y minuciosidad.

Puedes aprender más sobre el Mapa Teixera en la próxima visita de «UN PASEO POR LA HISTORIA DE MADRID» con la experta Marta Nuño.

¿Cómo empezó Velázquez su carrera como pintor?

Velázquez inició su formación en el taller sevillano de Herrera el Viejo, quien disfrutaba de prestigio y renombre en la ciudad.

Se dice que debido a su mal humor, Velázquez acabó abandonando el taller de Herrera y se marchó de aprendiz con Pacheco, que es más conocido hoy en día por su faceta de maestro de Velázquez (y posteriormente, suegro del artista), que en la de pintor y erudito.

Aunque Pachecho no pudo enseñar mucho a Velázquez en el ámbito pictórico, sí le proporcionó un alto nivel cultural, tanto religioso como literario. Esta cultura le sirvió a Velázquez para formar su propia ideología artística.

Años más tarde Velázquez continuará su formación pictórica en la Corte, y sobre todo en sus viajes por Italia.

Ven a conocer la vida y obra de Velázquez de la mano de la experta Marta Nuño, en el evento «VELÁZQUEZ EN EL MUSEO DEL PRADO».

¿Qué quiso decirnos Goya en su obra El Dos de mayo?

El Dos de mayo de 1808 en Madrid, también llamado La carga de los mamelucos en la Puerta del Sol o La lucha con los mamelucos, es, junto con El tres de mayo, uno de los cuadros más célebres de Goya.

La obra es el tributo que Goya ofrece a los valerosos habitantes de Madrid en su lucha contra el invasor francés. La obra refleja los primeros momentos del levantamiento de la población contra los Mamelucos de la Guarda Imperial francesa.

Goya retrata a sus compatriotas como héroes, a los que se muestra utilizando armas rudimentarias contra las tropas francesas, bien entrenadas y profesionales.

La escena intencionadamente carece de un solo punto de atención, pues lo que Goya pretendía era mostrar la naturaleza caótica de lo que realmente ocurrió en Madrid aquel día.

Ven a conocer con la experta Marta Nuño la obra de Goya, en el mejor lugar del mundo para hacerlo: El Museo del Prado.