Archives abril 18, 2018

Carmen de Burgos, pionera del periodismo y defensora de los derechos de la mujer

Carmen de Burgos fue una mujer adelantada a su tiempo. Escribió en abundancia sobre los temas más diversos, desde la estética femenina hasta los de carácter republicano.
 
A pesar de su fecundidad literaria tuvo tiempo para mantener abierta su casa a todos los autores del momento, muchos de los cuales no dejaban de sorprenderse ante la figura de una escritora-ama de casa.
 
Pero Carmen de Burgos tuvo que esconder su perfil reformista detrás de multitud de seudónimos como Perico el de los palotes, Gabriel Luna o Marianela. Sin duda, el más famoso de todos fue Colombine.
 
Pero Columbine no se debió solo a las rotativas, sino que fue una figura imitada y admirada en los círculos literarios gracias a sus once novelas largas, el centenar de novelas cortas, sus cuentos y ensayos.
 
En la década de los veinte, preside la asociación Cruzada de Mujeres Españolas, así como lidera la primera manifestación reivindicativa de las sufragistas en España y empieza a defender sus ideas en mítines y tribunas públicas.
 
Muere un año después de la proclamación de la Segunda República y consigue ver como algunas de sus reivindicaciones se llevan a cabo como el derecho al voto de las mujeres o la ley del divorcio, aunque no llega a ejercerlos.
 
Ven a conocer, a través de un recorrido a pie por el centro de Madrid junto a la experta Mar Cristóbal, a las mujeres pioneras que lideraron en España la lucha por los derechos feministas

Las sopas enlatadas de Warhol

En la década de 1960, el mundo del arte de Nueva York estaba atrapado en la rutina. Hasta las obras del expresionismo abstracto de los años 40 y 50 se habían convertido en un cliché.

Warhol fue uno de los primeros artistas que sintió la necesidad de incorporar imágenes a su trabajo. La galerista y diseñadora de interiores Muriel Latow le dio a Warhol la idea de que pintara objetos que la gente usaba todos los días (y se rumorea que Warhol comía latas de sopa a diario).

Para ello creó una imagen que es fácilmente reconocible, pero también visualmente estimulante con 32 latas de sopa de Campbell. De este modo Warhol se propuso recrear sutilmente la abundancia de la sociedad americana de los años 60, recreando la experiencia de estar en un supermercado bien abastecido.

Ven a conocer la obra del controvertido artista Andy Warhol en la exposición de CaixaForum Madrid «Warhol, El Arte Mecánico» de la mano de Isabel Ramos.

María Juana Ontañón, arquitecta pionera en España

María Juana Ontañón fue la cuarta mujer en obtener el título de arquitectura en España y quizás la primera en ejercerla de manera efectiva.
 
Casada con el también arquitecto Manuel López-Mateos, Formaron juntos una pareja pionera para su época en nuestro país, manteniendo ella en todo momento, dentro del estudio, su independencia y su enorme personalidad creativa, radical, tenaz y positiva.
 
Alumna de Luis Moya, colaboró con él en el proyecto de la Universidad Laboral de Gijón. También colaboró en el diseño del Plan General de San Sebastián y en el Plan Vidagor de Madrid así como en multitud de edificios de viviendas y turísticos en la costa del Levante español.
 
Junto con la arquitectura y su familia, su otra gran pasión fue el deporte, practicando, entre otros, el esquí y el rugby, del que fue impulsora y donde hizo amistades que la acompañaron toda su vida.
 
Ven a conocer a las mujeres que fueron pioneras de la arquitectura en España y en el mundo, en una interesante charla impartida por la experta Cristina García-Rosales.

¿Qué es/no es Arqueología Subacuática?

El estudio del pasado es un tema extenso, hasta el punto que los propios arqueólogos a menudo se especializan en un aspecto concreto, como el estudio de los restos pertenecientes a culturas encontradas en una ubicación geográfica, o en un período específico.
 
Algunos arqueólogos incluso desarrollan experiencia en una clase de material arqueológico como la cerámica o las monedas. Con menor frecuencia desarrollan también habilidades para trabajar en un ambiente particular, como bajo el agua.
 
(…) sigue leyendo en este enlace:

Madrid en el Siglo de Oro, ¿una capital sin universidad ni obispado?

Pues sí, se trata de un fenómeno curioso si lo comparamos con otras capitales europeas de la época. Tengamos en cuenta que Felipe II y sus sucesores no establecieron en Madrid ni Universidad ni Obispado hasta el siglo XIX.

Los estudiantes quedaban en Alcalá y la jerarquía eclesiástica en Toledo. ¿Se trató de un olvido, o era una manera que tenían los monarcas de evitar sombras al poder?

Felipe II, al instalar su Corte en Madrid, dedica sus mejores esfuerzos a la arquitectura. Madrid, pasa de Villa a Corte, y empieza a recoger cuanto bueno se escribe y habla por unos autores que irán llegando hasta convertirla en el siglo XVII en la capital cultural del Barroco.

Madrid no contaría en el Siglo de Oro ni con universidad ni con obispado, pero su rica producción literaria fue un hecho cultural de gran transcendencia que va a repercutir en adelante en el desarrollo artístico general y en sus diferentes modos de expresión.

Ven a descubrir el Madrid del Siglo de Oro, una de las épocas de mayor esplendor artístico y cultural que se ha vivido en la historia de la ciudad, en compañía de la experta Marta Nuño.

Una infancia muy dura hasta convertirse en Marilyn Monroe

Marilyn se llamaba en realidad Norma Jean Baker. Hija de Gladys Baker, nunca conoció la identidad de su verdadero padre.

Su primera infancia fue muy dura. Su madre la dejó en manos de un matrimonio amigo hasta que cumplió siete años; entonces se la llevó a vivir consigo. Pero un año más tarde Gladys fue internada en un sanatorio psiquiátrico en el que se le diagnosticó una esquizofrenia paranoide, enfermedad que luego Marilyn creería haber heredado.

La falta de hogar en su infancia fue un tema pendiente en la vida de Marilyn que llegó a confesar a su amigo Truman Capote: “Jamás he tenido un verdadero hogar (….). Me gustaría tener una casa en la Tercera Avenida y comprar una serie de cosas locas. Compraría una serie de relojes de pared y los tendría todos marcando la misma hora. Eso resultaría muy hogareño. ¿No crees?”

Ven a conocer de la mano de Verónica Pensosi un apasionante cuento biográfico de tres mujeres (Marilyn, Blixen y McCullers) que marcaron el arte del siglo XX y cuyas vida coincidieron de forma extraña un día de 1959.