Archives febrero 22, 2018

¿Qué papel tuvo el Maestro Mateo en la Catedral de Santiago?

El Maestro Mateo (c. 1145 – c. 1217), fue un escultor y arquitecto que trabajó en la obras de la catedral de Santiago de Compostela.

En el año 1168, casi un siglo después del comienzo de la edificación de la catedral románica, el rey Fernando II de León contrata a Mateo para iniciar unas obras que abarcarían el resto de su vida.

El arquitecto, que es considerado por mucho especialistas como un adelantado a su tiempo, derribó los pies de la catedral y su antigua fachada para edificar un gran pórtico, que sería erigido sobre una amplia cripta.

Este pórtico, conocido como Pórtico de la Gloria, se divide en tres accesos, cada uno de los cuales recibe un significado determinado y representa la gloria celestial, la salvación tras el Juicio Final que describe el Apocalipsis.

El pórtico, que en la actualidad se encuentra escondida tras la fachada barroca del Obradoiro, dejó una huella imborrable en la historia de la escultura, siendo una de las portadas más ricas y hermosas de todo el arte románico europeo.

Ven a conocer el Pórtico de la Gloria y el significado que esconden las calles y monumentos de Santiago, de la mano del experto Carlos Sánchez-Montaña.

El edificio Torres Blancas, ¿un experimento?

El edificio Torres Blancas, construido entre 1964 y 1968, se encuentra situado en la confluencia de la calle Corazón de María número 2 con la Avenida de América en Madrid. Es la primera obra del arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza, y sin duda la más lograda y aclamada, no en vano recibió en 1974 el premio de la Excelencia Europa.

Torres Blancas se dice que fue un experimento alentado por Juan Huarte, propietario de la constructora del mismo nombre, quien durante las décadas de los 60 y 70 fue un destacado valedor de la vanguardia española, construyendo algunos de los mejores edificios de España en los años 1960 y 1970. ​

La idea de Oiza era construir un edificio de viviendas singular, de gran altura, que creciera orgánicamente, como un árbol, recorrido verticalmente por escaleras como si fueran los vasos leñosos del árbol, y con las terrazas curvas agrupadas como si fuesen las hojas de las ramas.

A pesar de su nombre, el edificio tiene una sola torre de 81 metros de altura, y una estructura a base de cilindros rodeados en todo su perímetro por balcones con celosías de madera. En su interior hay 23 plantas, destinadas a viviendas y oficinas, más una planta adicional en lo alto del edificio, dos plantas de sótano y la planta de acceso. En la azotea se encuentra una serpenteante piscina.

 Oiza vivió en el edificio, hasta su fallecimiento en Madrid en el año 2000.

Ven a conocer Torres Blancas de la mano de la arquitecta Cristina García-Rosales, en su «Ruta de la Arquitectura Vanguardista de Madrid».

 

¿Cerámica del Antiguo Egipto en el Museo Arqueológico Nacional?

Claro que sí. Tanto del Antiguo Egipto, como de Nubia.

El Museo Arqueológico Nacional posee una extraordinaria colección de cerámica, entre la que se encuentran valiosas piezas del antiguo Egipto. Estas piezas pertenecieron a la colección de Eduardo Toda y Güell, cónsul español en El Cairo, quien la vendió al MAN en 1887.

Los antiguos egipcios eran unos consumos artesanos de la cerámica, que utilizaban para casi todo en su vida diaria, mucho tiempo antes incluso de la construcción de las pirámides.

Ven a conocer esta fantástica colección en el Museo Arqueológico Nacional, desde el Neolítico hasta el época griega de la mano de la experta Isabel Ramos.

¿Por qué los eclipses vaticinan desgracias para los mayas?

Para los mayas, la luna no es un cuerpo celeste que vaga sin más por el universo, sino una mujer, concretamente la vieja diosa de la luna. De ahí que un eclipse solar o lunar no signifique otra cosa que una gran desgracia sobrevenida a la diosa de la Luna o al dios del Sol.

Cuando el sol se oscurece en pleno día hasta el punto de que sobreviene la noche, o cuando en una noche de luna llena de repente aparece un disco negro delante de ésta, los mayas no dudan de la inminencia de una gran desgracia.

En la época precolombina se creía incluso que los eclipses eran el preludio de guerras y de grandes catástrofes para toda la comunidad. Hasta siete páginas del Códice de Dresde contienen una tabla que permitía a los sacerdotes del calendario establecer con precisión los días en los que la órbita de la luna se cruzaría con la del sol.

Hoy en día los eclipses solares y lunares se siguen viviendo con angustia y terror entre los mayas modernos. Y como la diosa de la Luna es la encargada de velar sobre los embarazos y los nacimientos, las mujeres embarazadas corren un peligro especial durante un eclipse lunar.

Estas creencias continúan actualmente a pesar de que los misioneros y maestros españoles trataron de explicar a los mayas que los eclipses se debían a la sombra que la Tierra proyecta en la luna, o a que la luna ocultaba el disco solar.

Evento relacionado: «LOS MAYAS EN EL MUSEO DE AMÉRICA». Información y reservas en este enlace: https://bit.ly/2O87Ybp

¿Qué relación hay entre Italia y La Fragua de Vulcano?

La relación se encuentra en que el primer viaje de Velázquez a Italia supuso un cambio decisivo en su carrera como artista. En los 18 meses que estuvo en Italia, su pintura experimentó un cambio radical. Y una de las obras en las que mejor se puede apreciar la influencia del paso por Italia en el artista es precisamente la obra La Fragua de Vulcano.

Velázquez pintó el cuadro en 1630 y lo vendió posteriormente a la Corona en 1634. Curiosamente el documento de compra indica que la obra fue pintada sin que hubiera un encargo previo.

La escena refleja un conocido pasaje de la Metamorfosis de Ovidio, en la que Apolo se acerca a la forja para contarle a Vulcano la infidelidad de su esposa Venus, con Marte.

El cuadro es un ejemplo extraordinario de la habilidad de Velázquez para trasladar el mito a un ambiente cotidiano, y muestra con genial maestría las figuras de hombres corrientes y la expresión en las caras de Vulcano y sus ayudantes los cíclopes al recibir la noticia.

Ven a disfrutar de la obra de este genio de la pintura con la experta Marta Nuño, en el mejor lugar del mundo para hacerlo: el Museo del Prado.

¿Cuál es la diferencia entre ahorrar e invertir?

Para muchas personas, ahorrar e invertir significan lo mismo. Sin embargo, entre ambos conceptos hay diferencias importantes que conviene conocer a la hora de invertir bien a largo plazo.
 
Ahorrar es preservar la parte de nuestros ingresos que no dedicamos a consumo, asumiendo para ello un riesgo muy bajo o ninguno. Invertir es adquirir un instrumento financiero con la esperanza de que se aprecie o nos genere ingresos en el futuro.
La diferencia entre ambos se encuentra, por tanto, en el riesgo que asumimos a cambio de conseguir cierta rentabilidad. Cada modalidad de manejo de tu dinero dispone de productos específicos que explicaremos en nuestro evento online «CÓMO INVERTIR A LARGO PLAZO» con el experto Francisco Javier Navarro.