Una infancia muy dura hasta convertirse en Marilyn Monroe

Marilyn se llamaba en realidad Norma Jean Baker. Hija de Gladys Baker, nunca conoció la identidad de su verdadero padre.

Su primera infancia fue muy dura. Su madre la dejó en manos de un matrimonio amigo hasta que cumplió siete años; entonces se la llevó a vivir consigo. Pero un año más tarde Gladys fue internada en un sanatorio psiquiátrico en el que se le diagnosticó una esquizofrenia paranoide, enfermedad que luego Marilyn creería haber heredado.

La falta de hogar en su infancia fue un tema pendiente en la vida de Marilyn que llegó a confesar a su amigo Truman Capote: “Jamás he tenido un verdadero hogar (….). Me gustaría tener una casa en la Tercera Avenida y comprar una serie de cosas locas. Compraría una serie de relojes de pared y los tendría todos marcando la misma hora. Eso resultaría muy hogareño. ¿No crees?”

Ven a conocer de la mano de Verónica Pensosi un apasionante cuento biográfico de tres mujeres (Marilyn, Blixen y McCullers) que marcaron el arte del siglo XX y cuyas vida coincidieron de forma extraña un día de 1959.

Escribe un comentario

  • (no será publicado)

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>