Hasta mediados del siglo XX, los especialistas pensaban que los caracteres mayas no eran sino signos que remitían a ideas poco precisas. No hacía falta por tanto conocer la lengua maya para comprender los signos, de igual forma que sucede hoy en día con los símbolos en los aeropuertos.

Tuvo que ser un joven arqueólogo y especialista en escrituras ruso, Yuri Knozorov, quien demostrara que la escritura maya se basaba en caracteres silábicos. Para ello se apoyó en manuscritos en los que breves textos jeroglíficos aparecían junto a sus representaciones. Así, por ejemplo, el jeroglífico correspondiente a “pavo”, estaba compuesto por las sílabas “ku” y “-tz”.

Cómo no, las conclusiones del joven Knozorov no resultaron nada convincentes, que fueron rechazadas frontalmente por los entendidos.

Ven a conocer la fascinante civilización maya antigua de la mano de la experta Rocío García en “LOS MAYAS EN EL MUSEO DE AMÉRICA”.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *