Historia

¿Conoces el Real Hospicio de San Fernando de Madrid?

Quizá el nombre del Real Hospicio de San Fernando no te diga mucho, pero si en su lugar te decimos que es la sede del actual Museo de Historia de Madrid seguramente te será familiar.

La Puerta de Alcalá y el mensaje del rey Carlos III a los madrileños

La Puerta de Alcalá era una de las cinco entradas que tenía Madrid hasta el año 1869. Hasta entonces esta puerta era el límite de la ciudad por el este, desde la que uno se dirigía hacia Alcalá de Henares. El rey Carlos III se empeñó en rediseñar el monumento y dotarlo de elementos decorativos, algunos de los cuales tenían significados ocultos.

Barcelona, capital de Gotia

El termino Gotia (en latín, Gothia) es el nombre que los francos dieron al territorio del noreste de la Península Ibérica y que continuaba al norte de los Pirineos por el suroeste de la actual Francia.

El nombre de Gotia se usó porque esta zona había sido parte del reino visigodo desde el siglo V y muchos nobles visigodos se habían refugiado en la zona tras la conquista musulmana de la Península Ibérica.

La Gotia estuvo ocasionalmente regida por duques. El duque (dux) era uno de los condes del territorio que había conseguido regir varios de los condados vecinos; si estos condados eran, además, fronterizos, podía ostentar también el título de marqués (marchio).

La administración carolingia convirtió Barcelona en capital condal de un territorio que abarcaba las comarcas actuales del Barcelonès y el Vallès, y la mitad meridional de los actuales Baix Llobregat y Maresme. De esta manera, Barcelona se convertía en la capital política de unos territorios que serían la matriz de lo que, tres siglos más tarde, sería denominado Cataluña y Languedoc. El último gobernante que ostentó el título de Duque de Gotia fue el conde de Barcelona Borrell II.

Ven a descubrir ésta y otras muchas historias del pasado más antiguo de Barcelona en el evento “BARCELONA ENTRE EL MITO Y LA REALIDAD” de la mano del experto Sergio Rodríguez.

El arte bélico maya, propaganda de los soberanos

Las primera representaciones de escenas bélicas proceden de finales de la época preclásica y coincidieron con la aparición de los primeros centros políticos poderosos, como El Mirador o Nakbé (en la actual Guatemala).

A diferencia del arte de otras épocas, en que se representaba a divinidades de forma impersonal junto a temas cosmológicos, en la época clásica se muestran individuos junto a un soberano en el papel idealizado de “rey de la guerra”, generalmente por encima de sus enemigos cautivos y vestidos con grandes tocados.

A partir del siglo VI, la temática bélica se hizo muy habitual en las inscripciones jeroglíficas mayas y se piensa que era utilizada a modo de propaganda. De esta forma los soberanos dejaban constancia de cuándo había tenido lugar un enfrentamiento bélico y quién era el enemigo.

En la gran mayoría de casos, las escenas bélicas tenían como objetivo reflejar campañas militares exitosas y sólo ocasionalmente muestran derrotas humillantes.

Ven a conocer más detalles de la apasionante civilización de los antiguos mayas en “LOS MAYAS EN EL MUSEO DE AMÉRICA” con Javier Expósito.

 

 

 

Victoria Kent, justicia y compromiso

Victoria Kent fue una de las mujeres pioneras más destacadas del siglo XX. Una de las primeras mujeres en ser abogada colegiada, primera mujer en participar como tal en un consejo de guerra y primera mujer en ocupar un cargo político al asumir la Dirección General de Prisiones.

Como responsable de prisiones trabajó por mejorar la situación de las personas presas, potenciar la reinserción y acabar con los castigos crueles, como grilletes y cadenas.

Curiosamente, a pesar de ser una mujer defensora de su género, se negó a defender el sufragio femenino. Consideraba “peligroso conceder el voto a la mujer” por la gran influencia que la Iglesia tenía sobre ellas. Lo cierto es que en las siguientes elecciones las mujeres pudieron votar, y ganó la derecha.

Tras la Guerra Civil se vio obligada a exiliarse en Francia y más tarde en México y Estados Unidos, no volviendo a España hasta 38 años después de acabada la guerra. Victoria murió en Nueva York en el año 1987.

Ven a conocer, a través de un recorrido a pie por el centro de Madrid, la vida de las pioneras que transformaron el papel de la mujer en la sociedad del siglo XX en “MUJERES PIONERAS DEL SIGLO XX” con Mar Cristóbal.

¿Por qué se extinguieron los neardentales?

El hombre de Neandertal es una especie de homínido que habitó Europa, Próximo Oriente y Asia Central hace aproximadamente 230.000 y 28.000 años, durante el final del Pleistoceno medio y casi todo el superior.

Cuando fue descubierto, se creyó que era una especie distinta del Homo sapiens. No obstante, algunos investigadores lo consideran como una subespecie de Homo sapiens, ​conocido como Homo sapiens neanderthalensis.

El debate sobre cómo, cuándo y por qué desapareció exactamente esta especie tan parecida a la nuestra ha encandilado a generaciones de investigadores, que siguen tratando de resolver el misterio de su desaparición, y si ésta tuvo lugar de forma gradual o abrupta.

Estudios recientes revelan que los neandertales desaparecieron de Europa hace unos 40.000 años, y que la sustitución de Homo neanderthalensis por nuestra propia especie, Homo sapiens, no fue rápida.

La convivencia entre ambas especies de homínidos pudo llegar a durar varios miles de años, según las regiones, dando lugar a un auténtico “mosaico” biológico y cultural que culminó con la desaparición definitiva de los neandertales.

En este proceso, la Península Ibérica fue el último reducto neardental del continente europeo, que pasó de ser un continente esencialmente neardental hace unos 45.000 años Europa a desaparecer en Iberia después de hace 40.000 años.

Aunque hay varias hipótesis y estupendos debates sobre las causas que provocaron la extinción de los neardentales, lo cierto es que sigue sin haber consenso en la actualidad en la comunidad científica. Para algunos la extinción se debió a las enfermedades traídas por el Homo Sapiens, para otros la extinción fue provocada por la llegada de los humanos modernos, bien por actos de violencia o por el principio de exclusión competitiva, mientras que otros defienden que ésta se debió a causas climáticas y a la propia evolución biológica.

Ven a conocer la fascinante historia de la evolución humana y de los neaderntales en el evento “LA PREHISTORIA EN EL MUSEO ARQUEOLÓGICO” con la experta Marta Nuño.

¿Por qué a Carlos III se le considera el mejor Alcalde de Madrid?

El monarca adoquinó las calles y creó una red de alumbrado, alcantarillado y recogida de basuras. La Cibeles, Neptuno, la Puerta de Alcalá, el Botánico se levantaron gracias a él.

Cuando Carlos III llegó a Madrid, a mediados del siglo XVIII, se topó con una ciudad de aspecto miserable. La limpieza pública era tan escasa que el propio Fernán Núñez, el biógrafo del Rey, no dudó en calificar a la capital de «pocilga». Barro, basura y excrementos componían una lamentable y maloliente imagen de la cabeza del Estado.

Ante esta situación, la necesidad de emprender una reforma profunda era evidente e imperiosa. Por eso, Carlos III se propuso encabezar una transformación de la villa y Corte. Para llevarla a cabo contó con el asesoramiento de su «mano derecha», Leopoldo de Gregorio, marqués de Esquilache, que junto al marqués de la Ensenada, inició cambios encaminados a la modernización del país.

Así, en Madrid se inició un ambicioso plan de ensanche en el que se proyectaron grandes avenidas, plazas con monumentos como Cibeles y Neptuno; se construyó el Jardín Botánico, el Hospital San Carlos (sobre el que hoy se levanta el Museo Reina Sofía) y el edificio del Museo del Prado (que iba a ser destinado al museo de Historia Militar) y el palacio del Buen Retiro. También se intervino para establecer un servicio de alumbrado público y de recogida de basuras, se adoquinaron las calzadas y se excavó una red de alcantarillado para recoger el agua de la lluvia.

La principal labor constructora de Carlos III en Madrid perseguía un afán propagandístico. Todos los edificios se levantaron en puntos clave de la capital. Además, se engalanaron las principales puertas de entrada a la ciudad. La más célebre es la Puerta de Alcalá, aunque también le acompañan otras como la Puerta de Toledo o la desaparecida de San Vicente. El Rey consideró que esta era la mejor carta de presentación para los visitantes de la ciudad. Texto: m. r. domingo. ABC Madrid.

Ven a conocer las principales obras de Carlos III en Madrid en el evento “RUTA HISTÓRICA DEL MADRID DE CARLOS III” con la experta Mar Cristóbal.

El hormigón de la Sagrada Familia

La Sagrada Familia empezó a construirse en 1883 y hasta hoy su construcción ha pasado por varias etapas condicionadas por la situación económica y política del país. A la vez, los avances en el mundo de la construcción han ido modificado las obras en curso.

Se ha discutido mucho sobre la actitud de Gaudí frente al hormigón. El cemento Portland entró en Cataluña a principios del siglo XX y partir de 1910 el hormigón armado era un material habitual en la edificación de Barcelona.

En la Sagrada Familia no utilizó hormigón hasta 1918, porque las obras pasaron un momento difícil en las primeras décadas del s. XX.

Gaudí conoció entonces la capacidad del hormigón para adquirir cualquier forma y crear estructuras unidas solidariamente, por eso en la mayoría de elementos (columnas, techos…) de la Sagrada Familia prevé la presencia de hormigón armado.

Las primeras piezas con hormigón de la Sagrada Familia, de las que se tiene constancia, son los pináculos de la Fachada del Nacimiento (así lo demuestra el análisis de los testigos sacados de una de las cuatro torres en 1997) formados por piezas de hormigón prefabricado unidas por un cuerpo interior de
hormigón armado.

Después de la muerte de Gaudí sus ayudantes más jóvenes continuaron con la construcción del Templo, hasta que se vio interrumpida al estallar la Guerra Civil.

En la actualidad en la práctica totalidad de los elementos de obra se emplea hormigón. Utilizan hormigón armado, prefabricado, en masa y de alta resistencia. Todos son fabricados con materiales muy seleccionados para conseguir los resultados necesarios en cuanto a resistencia y durabilidad.

Se prevé acabar la construcción del Templo alrededor del 2020, pero no se sabe que nuevos materiales se introducirán. Igual que el hormigón vino a resolver y mejorar ciertos problemas
constructivos, otros materiales pueden hacerlo en el futuro. Texto: Rosa Grima López

Ven a conocer la Sagrada Familia y la simbología que esconde el templo insignia de Gaudí en Barcelona, de la mano del experto Sergio Rodríguez.

Rubens y Velázquez, dos grandes genios y… amigos

Además de maestro de la pintura, coleccionista y erudito, Rubens desarrolló una importante carrera diplomática que le permitió recorrer toda Europa y conocer a las personalidades más destacadas de su tiempo.

En 1603 visitó España por primera vez, fue enviado por el duque de Mantua a la corte de Valladolid con el propósito de intercambiar y adquirir obras de arte, algo muy habitual en la época.

Entonces Rubens era un pintor completamente desconocido en España, pero en su segundo viaje, 25 años después, ya era un artista reconocido y admirado en toda Europa.

A la llegada de Rubens a la corte de Felipe IV, se encargó a Velázquez que se pusiera a disposición del artista flamenco para agasajarlo y servirlo en todo cuanto necesitara.

Este le proporcionó un taller para que trabajara y le mostró las colecciones reales tanto de Madrid como de los Sitios Reales, facilitándole el acceso a todas aquellas que quisiera copiar.

Pronto trabaron una mutua y estrecha amistad. Rubens se encontraba en la cumbre de su fama y Velázquez era un joven que aún no había desarrollado la inmensa fuerza de su alma artística. Estaban destinados a entenderse y estimarse.

Ven a conocer de la mano de Mar Cristóbal la particular relación que mantuvieron estos dos grandes maestros de la pintura en la corte del rey Felipe IV, y las coincidencias y diferencias de su trabajo a través de una cuidada selección de sus obras en el Museo del Prado en la visita “Velázquez y Rubens, Mano a Mano”.

Los mentideros de la Villa y Corte de Madrid

Los mentideros fueron durante todo el Siglo de Oro (s. XVII), uno de los lugares de encuentro preferidos por los madrileños y, por lo que en ellos se decía, de los que tuvieron mayor influencia en la vida cotidiana de las gentes de la Villa de Madrid.

Se trataba de lugares donde se reunía la gente para conversar, recabar información y compartir chismorreos, practicando una especie de primitivo “periodismo oral”.

Abundaban los intelectuales, pero sobre todo acudía gente del pueblo, de las clases bajas, que querían participar en la vida social de la ciudad.

En Madrid eran tres los más frecuentados: las Gradas de San Felipe, el Mentidero de Representantes y las Losas de Palacio. Los curiosos solían hacer un recorrido, por lo que no era extraño encontrarse, a diferentes horas, a las mismas personas en Losas de Palacio, más tarde en Gradas de San Felipe y con posterioridad en Representantes.

El de San Felipe era sin duda el más importante de todos los mentideros. Estaba situado en el Convento de San Felipe el Real, al principio de la Calle Mayor y, además de ser centro de información, eran también el principal lugar de encuentro de los soldados de los Tercios de Flandes, ya que aquí eran reclutados para posteriormente partir hacia los Países Bajos.

Conoce ésta y otras muchas historias apasionantes de la capital en “UN PASEO POR LA HISTORIA DE MADRID”, de la mano de la experta Marta Nuño y en el Museo de Historia de Madrid.

¿Cómo era la ciudad de Madrid en el Siglo de Oro?

El recinto urbano del Madrid del Siglo de Oro contaba con cerca de 40 plazas, 24 con nombre, y unas 350 calles, de las que solo 300 tenían denominación.

En conjunto, el plano de Madrid de aquellas fechas, muestra una estructura urbana confusa y mediocre, en la que aparecen escasos espacios verdes.

Las órdenes religiosas, con más de 75 edificios, poseían un tercio de la superficie urbanizada, ocupando importantes solares a lo largo de los caminos principales y en el centro de la ciudad.

Las zonas comerciales y artesanales se situaban en las plazas y en las calles adyacentes, especializándose, cada una de ellas, en determinadas mercancías y actividades que daban nombre a la calle: Cuchilleros, Latoneros, Bordadores, Curtidores, etc. En la calle Mayor se encontraba el comercio de lujo. Un mercado abierto de alimentos se instaló en la Plaza Mayor; el pescado se vendía en la Plaza de la Cebada y la carne en el Rastro.

No presentaban tampoco una apariencia más digna los alrededores de la villa. Aquella riqueza forestal tan comentada en el siglo XV, desapareció a partir del siglo XVI en que, para instalar la corte y construir viviendas, dependencias y casas nobiliarias, fueron talados los montes y abandonados los campos, con lo que, un siglo más tarde, las cercanías de Madrid, en su mayor parte, eran sitios desolados y yermos. texto: Ignacio Lozón Urueña

No te pierdas la ruta que Marta Nuño ha preparado para que conozcas el Madrid del Siglo de Oro.

Lucy, el primer homínido que caminó erguido

Lucy es nada menos que uno de los primeros (y más famosos) antepasados del ser humano. Esta hembra de Australopithecus afarensis vivió hace unos 3,18 millones de años y sus restos fueron encontrados en la región de Afar, en Etiopía, en 1974.

Medía algo más de un metro de estatura, y su aspecto era una combinación de rasgos humanos y características similares al chimpancé.

Pero lo más llamativo de Lucy era que ya empezaba a cambiar erguida. Quizá como forma de acercarse a las ramas que eran demasiado flexibles como para subirse a ellas.

Los investigadores creen que Lucy murió a consecuencia de las fracturas provocadas por una caída de un árbol. Esto ha hecho pensar que esta criatura era tanto terrestre como arborícola.

A propósito, ¿que por qué se llama Lucy?….

Ven a conocer a Lucy en persona (bueno, la reconstrucción de su esqueleto) en el Museo Arqueológico Nacional, y la historia de nuestros primeros antepasados, de la mano de la experta Marta Nuño.